La luna me vuelve loca

¿Qué pasa cuando estoy tan energética que no me puedo concentrar?

 

Si hace unas semanas te daba 10 consejos para no matar a nadie cuando estás en tu semana premenstrual, hoy te traigo justo lo contrario; cómo organizarte cuando estás eufórica a mitad de tu ciclo, cuando estás en modo multitarea y tienes tantísimas cosas en la cabeza que no te puedes concentrar. Porque sí, esto también pasa.

 

Cuando hablamos del ciclo menstrual, habitualmente maldecimos el hecho de menstruar unos días al mes. Sin embargo no solemos reflexionar sobre el resto del mes, sobre las otras tres fases por las que pasamos durante nuestro ciclo.

En los talleres que imparto sobre menstruación sostenible siempre os animo a celebrar ese momento del mes, justo a mitad de ciclo (imagínate, si asociamos la menstruación con la luna nueva, este momento llegaría con la luna llena) cuando podemos con absolutamente todo que nos pongan por delante. Estamos creativas, generosas, hacia fuera, potentes y valientes. Es la semana perfecta para lanzarse a presentar proyectos, discutir aumentos de sueldo, enfrentarse a lo que más nos cueste. Es nuestra semana súper poderosa.

Foto de @lauraponts via Instagram

Foto de @lauraponts via Instagram

Y sí, más adelante tendremos unos días de agonía, pero imagínate, después de estas semana hiper productivas nuestro cuerpo necesita bajar el ritmo. Este es el sentido completo del ciclo menstrual (y el de la vida vaya); no se puede estar siempre al 100%.

Por eso te animo a que seas consciente y disfrutes de estos momentos, que empieces a planear ciertas actividades o puntos de tu to do list en torno a estos días. Porque la información es poder.

Si estás en un momento de tu vida en la que tu menstruación va al ritmo de la luna y te coincide con la luna nueva, entonces significa que tu punto álgido coincidirá con la luna llena. Esa luna que afecta tanto y que es especialmente influyente en las mujeres. Pon atención y fíjate cómo se comporta tu cuerpo y tu mente en los días previos a tu luna llena. Notarás que no te puedes concentrar en absolutamente nada, y que si lo haces acabas agotada. Seguramente comiences una tarea y a los 3 minutos, sin haberla acabado, estés ya comenzando otra que te ha surgido de repente.

No te frustres y disfrútalo, déjate llevar por algo que va más allá de tu control, pero eso sí, planifícate.

Aquí comparto 10 consejitos que pueden ayudar:

  1. Establece tu orden del día y cúmplelo. Seguramente te cueste y te salgas de la pauta varias veces, pero luchando acabarás por terminar. Hay ahora mismo multitud de apps y servicios que te ayudan con tu productividad, por ejemplo con el método Pomodoro. Básicamente se trata de distribuir tus tareas en bloques de unos 25’ y tomarte un descanso obligado entre ellas. A veces necesitamos una ayudita extra para mantener la atención.
  2. ¡Aprovecha esta energía y baila! O vete a correr, o a boxear o súbete una montaña. No hay absolutamente nada que no puedas hacer. Vas a ver como tu cuerpo responde de manera increíble a esta energía efervescente.

  3. Haz el amor. Todas lo sabemos...la luna nos pone...mucho. En esta semana de mitad de ciclo, nuestro cuerpo está florecido a tope, todo es amor y buenas vibraciones, somos más generosas que nunca. Positivismo a tope.

  4. Escríbete unas frasecitas  para leerlas dentro de un par de semanas, cuando consideres que tu vida es una mierda. Algo así como: ‘Este proyecto es la bomba, va a funcionar, 100%. Mantente activa y luchando, lo vas a conseguir’. Viene muy bien para el día ese en el que no quieres salir de la cama.

  5. Retoma contactos. Aprovecha para quedar con esa lista de personas que tienes pensado llamar. No hay cabida para la pereza, con tal de salir y poner en práctica tus habilidades sociales, disfrutarás de cualquier quedada.

  6. Busca la naturaleza. Este sabio consejo en realidad es aplicable a cualquier día del mes pero especialmente durante esta semana vas a poder valorar mucho más el aire fresco, la belleza del campo, del color del cielo, la calidad de los sonidos, el olor de la lluvia. Estamos más en contacto que nunca con las fuerzas de la naturaleza, conecta.

  7. Habla de lo que te apasiona. No se tú, pero yo en mis días previos a menstruar soy más bien de pocas palabras, como si nada mereciese ese esfuerzo. Sin embargo a mitad de ciclo me emociono hablando de mis cosas, de mi familia, de mi trabajo, de mis sueños. Soy incansable y me brillan los ojos. Cuenta todo lo que necesite ser contado, estarás tan emocionada que será un gusto escucharte.

  8. Apúntate a todas las actividades que te dé la gana. Dentro de unos días podrás hacer filtro, pero la verdad es que este día te apetece y ¡vas a asistir a todas! Eso sí, ten cuidado no te comprometas demasiado, ya sabes que esta energía productiva no es tan constante como nos gustaría. Pruébalo todo, pero con cabeza.

  9. Disfruta al máximo de todo lo que comas. Date placeres gastronómicos excepcionales, todo te va a saber muchísimo mejor.

  10. Y como suelo decir habitualmente NO PIDAS PERDÓN por ser como eres, cíclica y cambiante. Es una maravilla, solo hay que saber sacarle provecho.

Si te han parecido interesante estos consejos para tu semana más loca, comparte por favor. ¡Estoy deseando saber cuáles son los tuyos!


Únete a la #RevoluciónSostenible