Hola, hombre

Los hombre sois parte indispensable de esta revolución sostenible, gracias por estar. 

Hoy dedico este post a los hombres; a los míos que me han escuchado y se han interesado hasta el infinito por el concepto de menstruación sostenible. A mi pareja que ha convencido a todas sus amigas y compañeras de trabajo de que la copa menstrual les va a cambiar la vida; a mi padre y a mi tío que han promocionado mi marca entre sus compañeras de trabajo sin ningún tipo de pudor; a mis amigos que se la han vendido a todas sus novias y amigas e incluso a mi querido cartero Javi, que no ha parado hasta convencer a su novia para que utilizara la copa. También a ese porcentaje increiblemente alto de hombres que vistan cada día la web...¡sois casi más hombres que mujeres! A todos vosotros os doy las gracias, porque vosotros sois parte fundamental de este cambio.

La menstruación no es cosa de chicas. Es cosa de todos. En el mundo somos unas 3 698 000 000 mujeres, suponemos el 49,6% de la población mundial. Algo que afecta de manera tan importante, tan crucial, a la mitad de la población es importantísimo. Vosotros hombres venís de una madre, muchos tenéis hermanas, abuelas, tías, algunos tendréis novias, amigas, compañeras de trabajo, os cruzáis diariamente con nosotras...alguna vez muchos de vosotros, tendréis hijas (si no las tenéis ya). Vosotros hombres, tenéis mucho poder respecto a esto en vuestras manos.

Arunachalam Muruganantham: el hombre de la menstruación que ha roto tabúes en India. El documental Menstruation Man, imprescindible. Photo by Jayaashree Industries

Arunachalam Muruganantham: el hombre de la menstruación que ha roto tabúes en India. El documental Menstruation Man, imprescindible. Photo by Jayaashree Industries

El otro día leía un artículo muy interesante de Erika Irusta en eldiario.es. El titular (estos periodistas saben muy bien que la gran mayoría de lectores no pasan de la entradilla) decía así: 'Si los hombres tuvieran la regla no sería considerado algo sucio'. Esto es una frase descontextualizada, soy plenamente consciente de que visto así, a primera vista, puede resultar generalista, pero es que hombres, es una realidad. Cuando me puse a leer los comentarios me inundó una ola de impotencia, vergüenza y rabia.

Tenemos que ponernos en contexto para entender muchas de las situaciones a las que continuamente hacemos referencias cuando hablamos del tabú que rodea a la menstruación. Había muchos comentarios que consideraban este artículo una basura porque ellos habían follado con mujeres menstruando y no habían tenido problema más allá de poner precauciones higiénica. Pues bien, si nos informásemos debidamente entenderíamos que el 'algo sucio' hace referencia a un nivel conceptual más complejo y profundo.

Quizá muchos de vosotros habláis con naturalidad de la menstruación con vuestras parejas, esto es magnífico, ¿pero sabíais que se venden tampones sintéticos y las compresas con perfume, para que tu vagina huela a flores sintéticas? ¿Pero sabíais que en realidad son estos perfumes y químicos los causantes de multitud de infecciones y reacciones alérgicas que lo que causan precisamente es mal olor? Hay muchas mujeres informadas, por supuesto, pero hay otras muchas que no. Las adolescentes reciben educación menstrual principalemente a través de la publicidad y las acciones de estas grandes marcas, y cuando tú le vendes un tampón con perfume le estás vendiendo que la menstruación es sucia y huele mal. Esto es una realidad que no me podréis negar. ¿Sabíais que existen productos como la copa menstrual que son totalmente inocuos para la salud? Cuando te retiras por primera vez la copa menstrual lo que más suele llamar la atención es que...¡no huele! Imagínate, tantos años recibiendo información sobre la menstruación mal oliente y asquerosa cuando la realidad es tan distinta...

Por eso hombre, te pido que no te ofendas cuando leas un comentario así, te pido que indagues y preguntes más allá de ese titular, e intentes averiguar por qué alguien (muy formada y experimentada en este ámbito) se ve capacitada par dar semejante afirmación.

Niños donando compresas y tampones para la campaña de Share the Dignity Australia. Photo via Instagram

Niños donando compresas y tampones para la campaña de Share the Dignity Australia. Photo via Instagram

A lo mejor tú hombre, que vives en Europa, en una gran capital, tienes estudios y consideras legítimo la igualdad salarial, no eres el problema. Pero resulta que aún existen muchísimas sociedades y culturas es las que la desinformación hace que sigan vigentes tradiciones horribles y dañinas como apartar a las niñas de su casa y encerrarlas en una choza, sin acceso a ningún tipo de higiene y sin ni siquiera saber que existen las compresas.

Os podría dar muchísimos ejemplos en los que la desinformación sigue siendo un problema, tanto en España como en otras zonas gegráficas, pero para ello os invito a que asistáis a charlas y leáis multitud de artículos y libros, o que acudáis a los talleres como los que imparto con CYCLO, donde se habla en profundidad de ello. Y a vosotras mujeres, os invito a que acerquéis a vuestros hombres, padres, hermanos, amigos...a este camino, porque la verdadera revolución nos ha de hacer partícipes a todos y todas.

Por nosotras hoy y por las que vendrán mañana.