Menstruación sostenible, la verdadera revolución

Eres una revolucionaria

Es curioso ver cómo cada vez que explico que me dedico a la menstruación sostenible las caras suelen pasar por las siguientes fases: sorpresa, incredulidad, curiosidad y finalmente admiración.

Normalmente no es habitual encontrar mujeres u hombres que se hayan planteado el impacto real de la menstruación en nuestras vidas.

Cuando hablo de menstruación sostenible estoy hablando de maneras de concebir y vivir nuestra menstruación de manera sostenible. No solo a través del uso de productos ecológicos elaborados sin químicos, biodegradables o reutilizables que respeten nuestra salud y la del medio ambiente, si no también mirando nuestra menstruación de manera sostenible en el tiempo y en la sociedad, como una oportunidad muy valiosa para reconectar con nuestro cuerpo y con nuestra naturaleza femenina que tantas agresiones ha sufrido en estos tiempos que nos ha tocado vivir.

Menstruación sostenible es una filosofía de vida cuyo último objetivo es que las mujeres podamos vivir nuestra menstruación en positivo. Para ello es necesaria conciencia, educación y medios.

Celebración de la menarquía en una tribu apache

Celebración de la menarquía en una tribu apache

Al hablar de menstruación sostenible hablamos de romper tabúes acerca de una experiencia fisiológica que la mitad de la población sufre en algún momento de su vida, ¡normalmente durante una media de 40 años!. Si es una parte tan presente y tan cotidiana de nuestra vida (y con nuestra me refiero también a los hombres, nuestros compañeros en la familia, el trabajo o en los estudios) ¿cómo es posible que se haya minimizado hasta el punto de que esté prácticamente invisibilizada en nuestro día a día? ¿Cómo es posible que miles de mujeres en el mundo aún no sepan qué hacer cuando les llega la menarquía? ¿O que todavía hoy haya hombres y sociedades enteras que estigmaticen a las mujeres por el simple hecho de menstruar, parte innata de la vida biológica de una mujer?

Refugio para menstruar en la tribu Dogon en África

Refugio para menstruar en la tribu Dogon en África

Y no hablo solamente de algunas tribus de Nigeria o de zonas rurales de la India. Mucho más cerca, en nuestro país, no existe educación menstrual en las escuelas. Únicamente se limita a enseñarnos el proceso biológico que implica menstruar pero no nos dan información básica sobre productos de higiene femenina inocuos para la salud o más económicos como son la copa menstrual y las compresas reutilizables. Simplemente no existen en la vida de una adolescente española. Existen los tampones, las compresas sintéticas con perfumes y el ibuprofeno para paliar el dolor. No existe una educación que nos enseñe cómo alimentarnos propiamente para no sufrir estos dolores, para aliviar los altibajos emocionales propios de la semana pre menstrual o para controlar de manera eficaz nuestro ciclo menstrual.

¨Hola, soy tu menstruación¨

¨Hola, soy tu menstruación¨

Menstruación sostenible es educar, trabajar e informar para que esto no siga pasando, para que todas las mujeres, sin importar nuestro origen, raza, religión o economía tengamos acceso a esta información valiosa, liberadora y empoderante.

Juntas y juntos podemos romper tabúes y retomar el verdadero valor que tiene para una mujer joven la menarquía. Juntas y juntos podemos volver a relacionarnos con nuestro cuerpo de una manera coherente y natural, y trasladar este respeto al siguiente nivel, el de la estructura social. Y esto es verdaderamente lo que significa menstruación sostenible.

 

Únete a la #RevoluciónSostenible